Superhéroes


Tuve la necesidad de salir de casa ayer por la noche e ir a respirar la necesidad de tener un superhéroe a mi lado, haciéndome volver a mi capa voladora en forma de bata cuando en el parvulario bajaba corriendo calle abajo una vez acabada la jornada escolar. La única opción posible era este joven Spiderman Tom Holland y estar dos horas viéndole volar, luchar, salvar, golpear, soñar, enamorarse, vivir. No sé si cumplió la función psicológica que necesitaba para enfrentarme a la nueva barbarie vivida en Barcelona pero al menos tuvo el dardo certero de volver a centrarme en lo que mikasweb defiende desde sus inicios: la defensa de una cultura compartida inteligente que se aleje de territorios delimitados, de superstición y manipulación, de estupidez y egoismo, de fanatismos críticos. La defensa de una cultura que crea en las personas, en la educación de los jóvenes y en el compromiso con el futuro de las nuevas generaciones. Con el cine al lado. Necesitamos superhéroes para defenderla. Cuántos más mejor.

Anuncios
Publicado en Literatura | Deja un comentario

El caso Sloane


La fuerza de el caso Sloane reside en la perfecta definición de la línea que cruza la hiperexigencia laboral con la falta de respeto. Para mikasweb la historia que nos cuenta es una de tantas en las intrigas de las altas esferas, pero esta historia es la excusa para llevarnos a pensar sobre nuestros propios límites morales en dos direcciones, de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba. ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar para conseguir nuestros objetivos y hasta dónde estamos dispuestos a aguantar para no ver peligrar nuestro puesto de trabajo, autoestima, confianza? Porque no nos olvidemos, estamos de paso y solo vivimos una vez. ¿Qué queremos con nuestro tiempo? La clave está en esa conversación en un anónimo aeropuerto, en Gugu Mbatha-Raw sentada en un banco y respondiendo a Jessica Chastain, de pie, angustiada. En una sola palabra para hacer comprender al otro que los límites existen. El respeto es la respuesta.

Mikasweb ha vuelto de un merecido descanso

Publicado en Literatura | Deja un comentario

Around the world


París, Bcn, Los Ángeles, Shangai, Maryland, Palm Springs, Edinburgh, Munich, London, Moscú, Taormina, Pesaro, Ischia, Karlovy Vary, Espinho, Jerusalem, Foix, Marsella, Sarajevo, Montevideo, Seoul, San Francisco, San Miguel de Allende, Avanca, Lago, Locarno, Melbourne, New York, Monterrey, Haugesund, Asolo, Montreal, Venecia, Frankfurt, Budapest, Toronto, Lisboa, Copenhague, Vissingen, Drama, Bristol, Atenas, Ottawa, Salina, Helsinki, Zurich, Setubal, San Sebastián, Vancouver, Istambul, Reykjavik, Toulouse, Aspen, Valdivia, Berna, Sitges, Busan, Antalya, Bogotá, Milán, Abu Dhabi, Chicago, Varsovia, Amsterdam, Novara, Madrid, Bruselas, Sao Paulo, Taichung, Kiev, Tokio, Berlín, Valladolid, Viena, Montpellier, Albacete, Roma, Leipzig, Rio de Janeiro, Ginebra, Braunschweig, Mannheim, Estocolmo, México DF, Vilafranca del Penedés, Ljubljana, Alcalá de Henares, Soria, Kassel, Tallin, Amiens, Gijón, Bilbao, Badalona, Sevilla, Mar de Plata, Berga, Huelva, Goa, Torino, El Cairo, Cannes, Igualada, Verdome, Marraqueix, Malta, Liege, Carmayeur, Rotterdam, Clermont-Ferrand, Cartagena de las Indias, Miami, Punta del Este, Hong Kong… Seguimos…

Empezará pronto un nuevo paso, una nueva imagen, una nueva revista, una utopía más. Around the world, with the cinema. Festivales de cine, cultura que se encuentra cuando menos te la esperas, en esos momentos buscados de infinitas soledades compartidas con la pantalla. En todos los lugares.

Publicado en Literatura | Deja un comentario

Adiós, Lobezno, adiós: ‘Logan’


Pedro Cascos

Antes de nada, aclarar que quien escribe estas líneas no es fan de los X-Men, en general, ni del personaje de Lobezno o Wolverine, en particular, y sin embargo esta vez acudí al cine con la sensación de que me podía encontrar algo diferente, alertado de que con Logan se cerraba la trilogía que ha protagonizado este personaje y que surgió como spin of de la saga de los superhéroes mutantes. Y francamente la película no defraudó mis expectativas.

Hugh Jackman ―más cerca de los cincuenta que de los treinta y pocos que tenía cuando empezó a encarnar al personaje, allá por el año 2000― nos ofrece en su última función como Lobezno ―salvo sorpresas, que de todo se ha visto en esta vida, verbigracia, Terminator― un mutante agotado, aislado, con un terrible carácter que le aleja de cualquiera que se le quiera arrimar. Su empleo como conductor de limusinas no le lleva precisamente a confraternizar con la clientela ―más si alguien le quiere hacer una faena al vehículo― y su único vínculo afectivo, por así llamarlo, se reduce a la relación con el profesor Charles Xavier, que Patrick Stewart incorpora en su versión más decrépita con ciertos destellos de su antiguo poder, y con Caliban, otro personaje crepuscular, encarnado por Stephen Merchant.

 A ellos hay que agregar la aparición de la niña Dafne Keen ―que si a su alrededor la saben llevar podría construir una interesante carrera como actriz― y, en el lado oscuro, a Boyd Holbrook y Richard E. Grant. Todos ellos correctos, cumpliendo con el papel que se les ha asignado para la ocasión.

Con estos ingredientes en el elenco, sin olvidar a la enfermera Elizabeth Rodríguez, nos falta el marco. Año 2024 y un Estados Unidos nada prometedor, que entre sus políticas tiene la de experimentar con el genoma, pero más allá de sus fronteras: por qué no, en México. Así, la desértica frontera entre ambos países se convierte en escenario de muchas escenas, con persecuciones a lo Mad Max y un aire de western / road movie crepuscular, que se encargan de subrayar las diversas referencias al filme Raíces profundas: con fragmentos del clásico de 1953 incluidos, para mayor deleite, entendemos ―quizá se pasa un poco con la dosis―, del propio director, también autor del argumento y coguionista.

Este no es otro que James Mangold, quien también dirigió la anterior entrega de Wolverine, en España llamada Lobezno inmortal (2013), y que se ha encargado de poner fin a la carrera del superhéroe de las garras, desde el conocimiento del personaje que se le supone y que demuestra con las apariciones del tebeo en pantalla.

De este modo, Logan se convierte en un filme sugerente y entretenido casi todo el tiempo, en el que seguramente lo que menos importan son las escenas de acción ―o así le ocurrió a un servidor―; con un Jackman entregado de nuevo a la causa, que desarrolla un lado oscuro que, no por ya visto en otros héroes, deja de ser menos interesante, y que ha declarado que, pese a este cierre, el personaje de Lobezno siempre vivirá en él.

Y sí, probablemente no veamos más al actor encarnar el papel, pero no descartemos que se abran otras sagas, como ha sucedido con tantos superhéroes, desde Superman a Spiderman, pasando por Batman o Hulk. Para que no haya duda de que la puerta siempre está abierta, ahí queda esa generación de niños y adolescentes mutantes que sobreviven a los malos y que quién sabe qué aventuras nos depararán en el futuro.

Publicado en Cine | 1 Comentario

Una actuación perfecta: ‘Manchester frente al mar’


Pedro Cascos

Pocas veces una película toca un tema tan delicado con tanta sutileza y profundidad. Pocas veces un actor borda un papel así, como el que se pone un traje incómodo pero lo luce a la perfección. El tema es la muerte y el actor, Casey Affleck.

Con la muerte de verdad ―no como objeto de parodia―, con toda su crudeza, como elemento principal, podríamos pensar que el filme es candidato a alejar a los espectadores de las salas. Es posible, pero quienes lo descarten por eso cometerían un error. Se trata de un drama con tantos matices y tan buenas interpretaciones que dejarnos acompañar por sus más de dos horas de metraje termina por convertirse en un ejercicio que ayuda a entender mejor la condición humana: sus debilidades, sus errores, sus emociones ante las consecuencias y sus posibles reacciones.

La cinta pone el foco en alguien que continúa con su vida, con un profundo sentimiento de culpa, pero que continúa. Alguien que como no recibe un castigo externo se lo autoinflige: en su manera de vivir, de convivir, de habitar en el mundo. Y sin embargo, el guionista y director, Kenneth Lonergan, encuentra la forma de redimir al personaje, si es que eso fuera necesario, con una responsabilidad añadida a la de hacerse cargo de sí mismo: la de tutorizar a su sobrino: el contrapunto, Lucas Hedges.

Es ahí, al asumir esa misión, cuando el conflicto interior del personaje sale hacia fuera más a las claras: cuando vuelve a su Manchester de origen, cuando se enfrenta a los fantasmas del pasado. Y es ahí cuando el hermano pequeño de Ben Affleck se hace grande. No en una escena en particular, no, durante casi todo el metraje lo vemos con los hombros caídos, como si el peso que soportara sobre sus espaldas fuera demasiado para él. Y con ello, sus pocas ganas de conversar, sus peleas provocadas, el puñetazo en la ventana de su Manchester frente al mar.

Es probable que el título en español venga de esa escena, porque el original inglés es Manchester by the Sea, simplemente el nombre de la localidad en que se ambienta el grueso de la acción, y que si se tradujera de forma literal sería Manchester junto al mar, como se ha llamado, por cierto, en los países de la América hispanohablante.

En cuanto a Casey Affleck, quizá nos encontremos ante el papel más importante de su carrera hasta la fecha, la actuación más lograda, un personaje casi perfecto. Por él ya ha cosechado varios galardones ―entre otros, el Globo de Oro y el premio BAFTA― y apunta como uno de los favoritos al Óscar a mejor actor ―nueve años después de su nominación como actor de reparto por El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford―. Michelle Williams no se queda atrás y, en el papel secundario de su ex mujer, le da una excelente réplica cuando corresponde. También está nominada al Óscar, como lo ha estado en los Globos de Oro y como lo estuvo, en ambos premios, por Brokeback Mountain, Blue Valentine y Mi semana con Marilyn, ganando por esta última el Globo de Oro a mejor actriz de comedia o musical.

Al frente de la nave, Kenneth Lonergan, que ha escrito más que dirigido: Puedes contar conmigo, Margaret y la que nos ocupa son las únicas en la segunda categoría, mientras que a los guiones de estas en solitario se suman en coescritura los de Una terapia peligrosa, Las aventuras de Rocky y Bullwinkle y Gangs of New York. En los Óscar de este año se le ha nominado por las dos labores (guión original y dirección), acumulando el filme otras cuatro nominaciones: los dos actores ya mencionados, Hedges como secundario y mejor película. A fe que las merece, y quizá también ese montaje valiente e incluso arriesgado: con algunas idas y venidas en el tiempo, al servicio de la historia, y algunos momentos de alta tensión, como la escena en la comisaría después de que Affleck preste declaración.

Y todo gracias a una idea de Matt Damon, una vez más unido al apellido Affleck ―junto a su amigo Ben coescribió uno de sus proyectos más personales: El indomable Will Hunting, con la aparición de Casey como actor― y que esta vez ha coproducido el filme. Antes Damon le había encargado el guion a Lonergan, y él mismo iba a dirigirlo y protagonizarlo. Cuando le salieron otros proyectos como actor, la dirección recayó en el guionista y el papel principal en Casey, otro amigo, otro hermano ―con quien coescribió Gerry, para un nuevo filme de Gus Van Sant―, y para el que quizá haya llegado la consagración definitiva.

Publicado en Cine | Deja un comentario

Manchester by the sea


Es un despacho con cristales transparentes y la puerta cerrada. Un cubículo cuadrado con tres sillas dispuestas. En un lado de la mesa, dos policías de paisano. En el otro lado,  Casey Affleck. Son planos medios, de cintura hacia el rostro. Planos y contraplanos. Es una conversación. Una historia contada con pocas preguntas. Con escucha activa, queriendo que acabe todo, que las palabras se frenen. Hay un millón de cosas pequeñas que todas las personas olvidamos durante el día y nunca sucede nada. Nunca. O siempre. Lo que impresiona de Manchester by the sea es el pozo que te deja, la angustia que te produce, la tristeza que te envuelve, el conocimiento que todo lo que cuenta podría pasar a cualquiera, en cualquier día, cualquier hora, cualquier segundo. Es una cinta sin trampa ni tregua, es un paisaje humano, una mirada, un lugar, una noche. Es sencillo de explicar pero imposible de entender. Porque en el fondo todos sabemos que hay historias y mundos en los que no hay esperanza, no hay futuro, no hay sueños. Cerca de nosotros pero miramos hacia otro lado. Y la pregunta es ¿quién salvará a Casey Affleck?

Publicado en Literatura | Deja un comentario

Land of mine


La degradación a la que puede ser y estar sometido un ser humano es algo que a mikasweb le pasa factura. Las historias están mucho más cerca de lo que creemos, y la consciencia de la burbuja del bienestar nos supera y nos hace creer que el problema está muy lejos. Una historia más es la que nos cuenta Land of Mines, la película danesa que opta a los premios de la academia por habla no inglesa. Intentar verla sentado, sin apartar la mirada, sin sentir angustia, sin contener lágrimas, sin saber el porqué de tanta desgracia, tanta guerra, tanta lucha, tanta violencia, tantas vidas y familias cortadas y mutiladas, tanta sangre, tanto dolor, tanta decadencia humana… es algo imposible. Quizás ahí está la belleza de la cinta, en la constancia desde el primer segundo que lo que se verá es un ejemplo más de la barbarie a la que pueden verse sometidos los seres humanos. Hay algunos que ven esperanza en la película, pero mikasweb por primera vez quizás no encuentra nada de mensaje positivo, solo la descripción de una cruel realidad a la que seguramente sobrevivieron algunos afortunados o más fuertes físicamente. No sé si tampoco es necesario verla o no, en todo caso, si se ve el ejercicio de enfrentarse a todo lo que abarca cuando acaba la cinta sí que es necesario y positivo para seguir viviendo.

Publicado en Literatura | Deja un comentario